Contactar: ricardo@ricardorivero.es - Facultad de Derecho - Despacho 260 - Teléfono: +34 923 294441 (Ext. 1669)


 He dedicado el Ferragosto a volar desde Madrid a Santo Domingo. Debía pronunciar aquí una conferencia sobre “estrategias normativas de sostenibilidad ambiental”. La República Dominicana es uno de los países del mundo más ricos en biodiversidad, con un porcentaje considerable de su territorio declarado área protegida y cada vez más orientado hacia el ecoturismo sostenible.

El afán desarrollista dificulta la preservación del entorno natural, como en todas partes, pero en esta isla están alarmados ante los daños que el cambio climático pudiera producir sobre su hermoso litoral. Son riesgos que compartimos, pues también nuestra península se encuentra amenazada por los fenómenos meteorológicos extremos y por la alteración de los ecosistemas.

La legislación ambiental dominicana regula las herramientas convencionales de intervención administrativa: evaluaciones de impacto ambiental, evaluaciones ambientales estratégicas, controles, inspecciones, sanciones, educación o campañas de concienciación. Este diseño es correcto sobre el papel, pero resulta difícil de aplicar ante una realidad sociológica consumista.

Dadas las circunstancias, para mejorar los logros, además de adaptar las reglas a sus posibilidades reales de cumplimiento, he recomendado la utilización de estrategias innovadoras como las ensayadas en los países más avanzados: técnicas de reorientación de las conductas basadas en la idea de Nudge, una acertada aplicación de la psicología cognitiva a las políticas públicas.

El Green Nudge, objeto central de mi proyecto de investigación financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (DER2015-66599-R), está dando buenos frutos en Europa y Estados Unidos. Inglaterra fue pionera en la creación de una unidad gubernamental especializada en el diseño de estas soluciones, sencillas y económicas, con muy apreciables resultados.

Transferir el conocimiento generado en la Universidad de Salamanca a las instituciones españolas e iberoamericanas que puedan aprovecharlo para luchar contra el cambio climático da sentido a nuestro trabajo. La cooperación internacional, la defensa del medio ambiente y la creación de saber técnico especializado son ejes de un porvenir esperanzador para las futuras generaciones.

 

Comentario (5) Impresiones: 287